Get Adobe Flash player
Usar puntuación: / 10
MaloBueno 

INDICADORES PRELIMINARES.
ACCESIBILIDAD DEL TEATRO NÚRIA ESPERT.

 

Tanto en la presentación oficial del Teatro Núria Espert, como en su inauguración, se nos presentó como un edificio sostenible y accesible. No hace demasiado publicamos un artículo en esta misma página web en el que analizamos y demostramos que el Teatro Núria Espert no era un edificio sostenible. Ahora analizaremos si es un edificio accesible.

Definiremos previamente que significa accesibilidad: “es el grado en que todas las persones pueden utilizar un objeto, visitar un lugar o acceder a un servicio, independientemente de sus capacidades técnicas, cognitivas o físicas.”


 



 

Democracia 3.0 les detallará las deficiencias más groseras que en cuanto a accesibilidad presenta el Teatro:
 

Planta Baja:
 

 1.- La rampa de acceso al nivel inferior, entrada al escenario, presenta una pendiente de un 8% y una anchura mayor de 1,20 metros. Por tanto, a tenor de las indicaciones del CTE Documento Básico de Seguridad de Utilización y el Código de Accesibilidad, tendría que contar con un pasamano continuo en toda la rampa y en un costado. Pero como la anchura es mayor de 1,20 metros el pasamano debe habilitarse en los dos costados, en toda la longitud de la rampa incluyendo los descansos.
 

Teatro Núria Espert - Planta Baja

El Teatro tiene un pasamano interrumpido, antes de acabar la rampa, en el costado derecho (sentido subida) y por lo tanto no cumple la normativa mínima de accesibilidad. Además puede producirse riesgo de caída a una persona en silla de ruedas al no poder sujetarse en la bajada de la rampa.

2.- El acceso inferior al teatro, zona escenario, tiene un recorrido de salida mayor de 20 metros. En caso de incendio sería muy difícil que una persona con movilidad reducida pudiera salir a tiempo. A ello hemos de sumar la incomodidad de la rampa de salida sin ayuda de pasamanos.

3.- El acceso principal tiene dos puertas que abren hacia el exterior, habilitadas en este sentido para facilitar una salida de emergencia. Entre ambas puertas no hay espacio suficiente para inscribir un círculo de 1,20 metros para una silla de ruedas.

Se podría plantear la instalación de puertas correderas eléctricas como alternativa, pero es un grave error ya que en caso de incendio los sistemas eléctricos se cortan y no funcionarían las puertas, con lo que las personas no podrían salir del edificio
 

 


 Teatro Núria Espert - Planta -1 

Planta -1: 

 
4
.-
  El principal problema detectado es que en caso de incendio no hay una salida directa, a un espacio libre, habilitada para personas con movilidad reducida y principalmente para personas que utilizan sillas de ruedas. En caso de incendio los ascensores no pueden ser usados, debido al corte eléctrico, y por tanto se puede plantear un problema grave de evacuación.

CONCLUSIÓN.
 

Como conclusión, sin realizar un análisis más profundo y exhaustivo, podemos determinar que el Teatro Núria Espert presenta deficiencias en cuando a accesibilidad, que se concretan principalmente en las ayudas para transitar sobre las rampas y en los itinerarios para abandonar el edificio en caso de emergencia.


Para calificar un edificio como accesible no es suficiente con anunciarlo a bombo y platillo. La accesibilidad no es tan solo poner carteles en zonas visibles y marcar círculos de paso para las sillas de ruedas. Es necesario realizar un análisis más exhaustivo de los condicionantes del edificio y de los problemas en que se pueden encontrar las personas que tienen algún tipo de problema de movilidad reducida. Concluido el mismo se podría decir que el edificio es accesible y que se cumplen los parámetros de accesibilidad, mientras tanto:
 

El Teatro Núria Espert presenta deficiencias de accesibilidad y por lo tanto no es accesible


Tras este mínimo informe Democracia 3.0 puede demostrar que los dos calificativos utilizados por nuestro Alcalde, sostenible y accesible, para definir el Teatro Núria Espert no se ajustan a la realidad del edificio.

La realidad es que es un edificio que ha costado más de 6,5 millones de euros. Un edificio con un coste metro cuadrado que supera en más de 630 euros al teatro más caro de los construidos recientemente, el de Vícar en Almería, que por cierto ha sido premiado en varias ocasiones, incluso internacionalmente.

Tan sólo nos queda demostrar que no es un edificio que pueda ser premiado por su singularidad o calidad arquitectónica, pero de ello ya se encargarán los tribunales calificadores de los premios a los que se ha presentado. Democracia 3.0 les informará del resultado. 
 

Ana Campillo
Arquitecto técnico


 

Powered by SEM
 
Acuerdos de colaboración

Buscar en la web D3.0